Purera

Poseer una purera de buena calidad es algo muy necesario para los amantes de los habanos, por ello te presentamos todas las características que esta debe poseer, pues tanto si eres un experto, como si te estás iniciando en esta cultura, es importante siempre tener una buena referencia para que no nos engañen con un humidor de mala calidad que pueda afectar nuestros cigarrillos.

Para comenzar, un buen humidor de puros debe estar elaborado en madera de cedro por lo menos en su interior, ya que de esta forma se garantiza la correcta absorción de humedad, necesaria para que nuestros puros no lleguen a absorber ningún tipo de hongos ni enfermedades que los dañen.

En la parte exterior bien se puede usar cualquier otro tipo de material, e incluso, puedes conseguir algunas pureras que están elaboradas de la siguiente manera:

Maderas nobles en el exterior, material aislante térmico en el centro y madera de cedro en el interior de la misma.

Aunque para algunos sea muy evidente, los más novatos en el tema quizá no saben que la pintura es un factor determinante en la duración de la purera, igualmente que el tipo de barniz, pero este siempre se debe usar únicamente en el exterior de la misma, ya que para el interior lo mejor es el aroma natural de la madera pulida, pues esto ayudará a realzar el sabor del puro.

En cuanto a la temperatura, estos muebles deben mantener una temperatura ideal que oscile entre los 18° y los 21°C, ya que una temperatura más baja, por ejemplo 12°C, impide el correcto proceso de añejamiento o envejecimiento de los puros.

Si en cambio, la temperatura del humidor excede los 24°C, puede causar parásitos y hasta pudrir el habano, es por ello que los humidores no deben ser expuestos a la luz solar de forma directa, además es ideal ventilar la purera al menos cada 2 semanas para proporcionarle aire puro constantemente.

En cuanto a la humedad relativa que debe poseer nuestra purera, esta debe tener un porcentaje aproximado de entre 68% y 74% ya que esto permite que el sabor del tabaco evolucione de forma correcta, además al mantener estos niveles de humedad durante la conservación del habano, cuando llegue el momento de encenderlo este lo haga de forma uniforme.

Es importante que nuestros habanos conserven una buena temperatura y humedad porque de ellas dependerá su calidad al momento de consumirlo, ya que por ejemplo, un tabaco muy seco, es mucho más frágil por no poseer el grado de humedad natural necesaria y además de ello, su agradable sabor cambia a ser mucho más agresivo y amargo.

Si por el contrario, obtenemos un tabaco con exceso de humedad, podremos ver que este se consumirá de forma desigual y su sabor cambiará también, pero esta vez a uno mucho más pesado y ácido del normal.

Aunque estos factores dependan mucho de los gustos de cada consumidor ya que hay quienes prefieren este tipo de sabores y por ello almacenan sus puros en ambientes más o menos húmedos y con otras temperaturas, siempre es importante recordar que aunque un tabaco se puede almacenar por largos periodos de tiempo, lo ideal es no exceder la humedad del 80% ya que en este caso, el tabaco comenzará a llenarse de moho para luego pudrirse.

Estas son características básicas que todo amante de la cultura del tabaco debe conocer si es la primera vez que comprará una purera, si quieres encontrar los mejores aparatos, con la mejor calidad y sobre todo, perfectamente realizados a medida y a tus gustos, no dudes en contactar con nosotros que somos los expertos en la cultura.

Mostrando todos los resultados 7

MENÚ LATERAL